Reseña del encuentro de manejadores

Diálogo y diversidad de experiencias en el manejo de los PFNM de México

Itzel Abad Fitz

Compartir


Don Antonio llena de vida el gran salón con la música que sale de su güiro, maracas y otros instrumentos que uno a uno va sacando de su morral. Aunque lo parezca, él no se dedica al espectáculo, Don Antonino es artesano y recolector. A partir de diversas especies de plantas extraídas de los alrededores de su comunidad, Don Antonino elaborara lámparas, esculturas e innumerables instrumentos musicales. Aunque Don Antonino destaca por su ritmo, en este gran salón hay reunidas otras muchas personas, que como él, manejan productos forestales no maderables. Aquí hay desde pequeños productores familiares como Don Antonino, hasta representantes de grandes organizaciones de productores como el Ing. Gerardo que viene a nombre de más de mil chicleros de decenas ejidos de las selvas Campeche y Quintana Roo, o Don Lucio que representa a 1,200 productores de orégano de 12 ejidos del semidesierto queretano. A lo largo del encuentro fue notable la diversidad de experiencias y contextos, pero también destacaron algunos elementos comunes en el manejo de PFNMs y del campo en nuestro país.

67 participantes


40 manejadores y 27 miembros de la red

12 estados


Chihuahua, Sinaloa, Edo. Méx, Guanajuato, Michoacán, Puebla, Querétaro, Tlaxcala, Veracruz, Campeche, Oaxaca, Quintana Roo.

7 Grupos
indígenas

P'urhépecha (purépecha), maaya (maya), nahua, ñuu savi (mixteco), rarámuri (tarahumara), totonaku (totonaca), ñahño (otomí)

Para nosotros en la Red Temática CONACyT “Red temática Productos Forestales No Maderables Aportes desde la etnobiología para su aprovechamiento sostenible” recibir a Don Antonino, Ing. Gerardo,  Don Lucio y alrededor de 40 representantes de experiencias de manejo de productos de diversas regiones del país ha sido un gran privilegio. Los días 22 al 24 de agosto de este año organizamos en Huitzilac, Morelos, el “Primer Encuentro de Manejadores de Productos Forestales No Maderables de México: casos exitosos de manejo y conservación”. Aunque a decir verdad no puede decirse que sea el primer evento que se realiza sobre productos forestales no maderables en México, este encuentro sí fue el primero de este tipo organizado por la red temática y tuvo varios elementos que lo hicieron relevante y quizás único. Creemos que es relevante en gran medida porque existen pocos espacios así. El evento fue un espacio para visibilizar a las numerosas comunidades que en México manejan de manera responsable los productos forestales, las cuales han desarrollado, casi siempre, amplios conocimientos ecológicos, ligados a largas tradiciones culturales, y un profundo amor por sus montes y sus territorios. Todas estas piezas fundamentales para la conservación de la biodiversidad y para el bienestar de las comunidades.

  • Bromelias ornamentales
  • Látex de Chicle
  • Resina de pino
  • Agaves mezcaleros
  • Aceite de linaloe
  • Artersanía de sereke (sotol)
  • Artesanía de bejuco
  • Corteza de cuachalalate
  • Hongos comestibles
  • Plantas medicinales
  • Aves canoras y de ornato
  • Miel de abejas nativas
  • Orégano
  • Chilcuague
Un espacio para hablar de los productos forestales no maderables. Estos elementos de los que a pesar de su ubicuidad, se habla poco. Aquellos que se extraen de los bosques, selvas y vegetación de zonas áridas, excluyendo la madera convencional para aserrío, los cuales son obtenidos sobre todo de ecosistemas naturales. Dentro de estos productos podemos encontrar resinas, hojas, frutos, cortezas, tallos, hongos e incluso plantas completas como el caso de muchos agaves silvestres, tan populares en años recientes por la gran calidad de los mezcales que de estos se obtienen. Hay pocos espacios que permitan la comunicación entre cosechadores, representantes de organizaciones de diversas partes del país en un ambiente de apertura y diálogo, fuera de las formalidades institucionales. En encuentro incluyó talleres temáticos y sesiones plenarias, así como diversas oportunidades de intercambios de experiencias y productos. Los talleres siguieron como temáticos, los sistemas de saberes y las prácticas de manejo, los mercados y la comercialización, y la gobernanza y la política pública.
 

La voz de cada uno de los manejadores quedará literalmente grabada en una serie de entrevistas que poco a poco iremos compartiendo a través de este medio. Por otra, la voz de todos los que participamos en el encuentro quedó recogida en una declaración colectiva, la cual tras de algunos comentarios, fue aprobada por unanimidad por el pleno de los asistentes al evento (Declaratoria del Encuentro). Ante todo la declaratoria es un llamado de atención a las autoridades y a la sociedad civil de la importancia de los PFNMs para la conservación de la biodiversidad y la vida de las  comunidades que los manejan. Este llamado de atención busca visibilizar los retos que enfrentan las comunidades al manejar diversos PFNMs, y la necesidad de que se reconozcan la pluralidad de contextos y visiones sobre su manejo. La declaratoria es representativa del evento, ya que por una parte pone el dedo en la llaga de los problemas sociales y ambientales a los que se enfrentan las comunidades forestales, pero por otro es motivo de entusiasmo, ya que tiende puentes entre personas y organizaciones.

Mientras tanto, a la Red temática nos queda la enorme tarea de transmitir y analizar todo lo expresado en el encuentro, de canalizar lo vivido en productos académicos, además transmitir de manera directa la voz de los manejadores. Por lo pronto, se quedan con nosotros el recuerdo de la música de Don Antonino, los sabores de los mezcales, y el cosquilleo que la raíz del chilcuague dejó en nuestras bocas. Y sobre todo, del encuentro nos queda la motivación que nos deja haber compartido un tiempo con gente tan comprometida con su tierra.

Entrevistas a los manejadores